Mega-tutorial Canva

Uno de los aspectos que últimamente más valora Google para posicionar tu blog en sus búsquedas es la experiencia de usuario. Para entender este innovador concepto, se podría definir como el confort que tienen los visitantes de tu sitio web, y en este sentido, influyen varios factores. Entre los más importantes están la velocidad de carga, la rapidez con la que el público encuentra lo que busca, el tiempo de permanencia… Y en todos ellos, la estética juega un papel fundamental.

Las imágenes, las infografías, los banners, etc. ocupan una parte muy importante en la vista del usuario, y más aún, en la hegemónica navegación móvil. Por ello, es crucial cuidar la calidad de todos los elementos gráficos que publiques en tu sitio web, ya que si estos no resultan fáciles de visualizar o presentan la información de una forma confusa, todo aquel que te visite, acabará marchándose más pronto que tarde. Y en el momento en el que Google se dé cuenta de ello, te penalizará de lo lindo.

Afortunadamente, para crear imágenes atractivas ya no hace falta ser diseñador gráfico ni tener una gran experiencia en la materia. Si eres de los pocos que aún no la conoce, debes saber que existe una herramienta que más que una ayuda, es toda una bendición para cualquier usuario que gestione un sitio web. Su nombre es Canva, y una vez la hayas conocido, te enamorarás de las funcionalidades que ofrece esta plataforma.

Aprende todo lo que debes saber sobre Canva en menos de un día

Si hace unos años nos hubiéramos imaginado qué herramienta sería la mejor para diseñar imágenes para un sitio web, nuestra imaginación no hubiera llegado a crear algo tan bueno como Canva. Si hablábamos de experiencia de usuario al comienzo del texto, esta herramienta lo borda en ese aspecto. Es tan fácil e intuitiva de usar que hasta alguien que use por primera vez un ordenador, acabaría dominando su funcionamiento en apenas un par de horas.

Empecemos esta guía por su panel inicial, una vez has iniciado sesión en ella. En la parte superior tienes un desplegable con varias plantillas predeterminadas, con tamaños específicos para ser utilizados en Twitter, Facebook, Instagram, YouTube, etc. En la esquina derecha tienes una opción que emplearás mucho, la de usar dimensiones personalizadas, necesaria para que cualquier imagen que diseñes ocupe los píxeles que tú quieres.

Si continuamos en el panel de control inicial, la parte más amplia es el repositorio en el que se irán guardando cada uno de tus diseños. Ya solo te queda por conocer la columna de la izquierda, cuya utilidad (siempre que usemos la versión gratuita) es prácticamente inexistente.

Simplemente destacar la posibilidad de ordenar tus diseños en dos carpetas (si quieres más, te tocará pagar), una opción a tener en cuenta por ejemplo si quieres tener a mano por un lado solo los banners, y por otro, solo las infografías. Además de esta funcionalidad, en esta parte de la plataforma, también encontraremos la opción de personalizar tu marca. La única opción gratuita es la paleta de colores, donde podrás guardar un máximo de tres colores que te hagan falta en tus diseños. Puede parecer poca cosa, pero en términos corporativos, es una preciada ventaja a tener muy en cuenta.

Canva

Conoce todas las herramientas de diseño de Canva

Una vez nos hayamos familiarizado con el panel principal de Canva, toca entrar de lleno en su funcionalidad, así que pulsa en alguna de las plantillas predeterminadas o crea una con dimensiones personalizadas, y manos a la obra.

Para evitar confusiones, diferenciemos entre plantilla y diseño. La plantilla es el molde, el lienzo sobre lo que creas, y el diseño es todo aquello que creas, el dibujo. En cada plantilla, podrás crear hasta un máximo de 30 diseños agregando nuevas páginas o copiando una ya creada por ti.

En la zona izquierda de tu pantalla encontrarás todas las herramientas necesarias dependiendo de todo lo que quieras añadir a tu creación. Texto, iconos, marcos, fotografías y maquetas predeterminadas que te pueden servir de inspiración.

Además de todo el banco de imágenes gratuitas que ofrece Canva, tú mismo podrás subir tus propias ilustraciones para añadirlas a tus diseños, lo que supone una opción muy interesante sobre todo para aprovechar archivos PNG, es decir, imágenes sin fondo.

Una vez tengas seleccionado algún elemento sobre la plantilla, en la parte superior tendrás varias opciones para editarlo. Así pues, si es texto, podrás variar el color, el tamaño y el tipo de fuente, y también, editar el interlineado y el espaciado entre los caracteres. Por otro lado, si es una imagen, podrás elegir entre distintos filtros para cambiar su apariencia. En cuanto a características generales que se aplican a todos los elementos, podrás variar la opacidad de cada uno y ordenar las capas sobre la plantilla para modificar el diseño totalmente a tu gusto.

Consejos básicos para aprender a diseñar como un experto

La teoría es mucho más difícil que la práctica, así que el mejor consejo es que tú mismo experimentes con todas las opciones de diseño que te ofrece Canva, trastea las infinitas funcionalidades de esta plataforma y crea tu propio estilo de diseño.

Si quieres que tus imágenes, infografías, banners tengan un aspecto más profesional, debes conocer las principales pautas que marcan el mundo del diseño gráfico, aunque advertimos de que se trata de un área muy subjetiva y en constante cambio. Aun así, existen ciertos conceptos que no debemos traicionar.

Comencemos con las tipografías, uno de los asuntos en los que más tiempo se pierde a la hora de diseñar. Puedes perder hasta horas haciendo combinaciones con distintas fuentes, así que para evitar eso, sigue estos consejos:

  • Para eslóganes o palabras que ocupen gran parte del espacio del diseño (sobre todo si van todos los caracteres en mayúsculas), utiliza fuentes de palo seco, es decir, sin remate. Si no sabes lo que es, el remate son las terminaciones que tienen algunas tipografías en sus letras, como en el caso de la popular fuente Times New Roman o la tan usada últimamente Palatino
  • Para textos largos, emplea una fuente que sí tenga remate. Existen varios estudios que demuestran que a la hora de leer, a los usuarios nos resulta más fácil hacerlo con letras que tengan estos adornos. Si no te lo crees, fíjate en cualquier libro que tengas en casa o en el cuerpo de la noticia de los periódicos
  • Las cursivas, solo para casos excepcionales o por motivos corporativos

Tipografia canva

Sigue al pie de la letra estas nociones básicas, y te será más fácil elegir la fuente para tus diseños. Pero la elección de la letra no es el único problema al que se enfrenta un diseñador, el color es otro punto de conflicto. Para saber cómo acertar con la elección de las tonalidades, también existen conceptos básicos, aunque en este caso están menos sujetos a la teoría:

  • Respeta los colores corporativos de tu página web, y no la conviertas en un arcoíris con una gama infinita de colores
  • Para cualquier diseño, elige tres colores como máximo, aunque si es una infografía algo compleja, podrás ampliarlo a más tonalidades
  • Para combinar texto y fondo, en la mayoría de los casos, siempre será mejor un color oscuro sobre uno claro, que a la inversa, pero ni mucho menos es una ley escrita en piedra
  • Para varias tonalidades en un mismo diseño, todo dependerá de lo que quieras comunicar, pero siempre teniendo como guía el círculo cromático. Para saber interpretarlo, existen varios aspectos clave:
  1. Los colores análogos (consecutivos en el círculo cromático) crean una sensación visual muy agradable y combinan bien. Son un recurso sencillo con el que siempre acertarás, sobre todo, para encadenar conceptos similares que quieras transmitir
  2. Los colores complementarios son ideales para llamar la atención y poner en contraste distintas ideas. Este tipo de colores son los que se encuentran en lugares opuestos en el círculo cromático. Para salir de dudas, traza el diámetro y elige la combinación que más te guste, aunque no abuses de ella en exceso

Colores Canva

Con estas pautas básicas, con la inestimable ayuda de Canva y con un poco de esmero por tu parte, te convertirás en un experto en la creación de infografías, banners y cualquier tipo de formato de diseño gráfico. No te canses de innovar hasta encontrar tu estilo propio y da una imagen totalmente distinguida a tu sitio web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *